Plata Coloidal


Las propiedades antibacterianas, antivíricas y desinfectantes de la plata se conocen desde hace siglos. Antiguamente era una práctica común introducir una moneda de plata en la leche porque se sabía que así se conservaba más tiempo. Hoy en día, la plata se usa principalmente en su estado coloidal, es decir, como una solución en la que partículas de plata se hallan dispersa en agua. Las cantidades de plata necesarias para elaborar plata coloidal son mínimas (algunas partes por millón). El pequeño tamaño de las partículas de plata hace la solución más efectiva, al multiplicarse el área de contacto con los gérmenes. Las particulas de plata tienen un diámetro de 0,01 a 0,001 micras (la millonésima parte de un metro).

La Plata coloidal es el resultado de un proceso electrolítico que se lleva a cabo en agua que atrae partículas submicroscópicas de plata de un trozo más grande de plata pura. Estas partículas permanecen en suspensión debido a la pequeña carga eléctrica de cada partícula. Dado lo diminuto de las partículas, la plata puede penetrar más fácilmente y viajar por todo el cuerpo.

La efectividad de la plata coloidal contra bacterias, hongos y virus se ha mostrado  repetidamente en tests de laboratorio. En la medicina alternativa se usa frecuentemente como antibiótico natural. Las microscópicas partículas de plata suspendidas en agua son capaces de destruir hasta los microbios más resistentes a los antibióticos. La plata coloidal, al contrario que los antibióticos convencionales, no destruyen la flora intestinal benéfica.

Se ha demostrado que la Plata coloidal no sólo mata ciertas bacterias, hongos y virus e incluso células tumorales, sino que también estimula el crecimiento del hueso y promueve la curación de heridas, incluso en pacientes con serias quemaduras.

La acción de la plata es específica a ciertas estructuras celulares. Cualquier célula que no posee una pared químicamente resistente se ve afectada por la acción de la plata, incluso las bacterias y otros organismos sin paredes celulares, como por ejemplo, los virus extracelulares. Puesto que las células de los mamíferos tienen un recubrimiento completamente diferente en sus células, la plata no tiene efecto alguno sobre ellas.

Para los humanos, la plata en su forma coloidal tiene una toxicidad prácticamente nula. 2 cucharaditas por día contienen menos plata que el límite estipulado por la Organización Mundial de la Salud. La plata se excreta fácilmente del cuerpo, principalmente a través de la orina.

La Dra Hulda Clark recomienda el uso de Plata coloidal como antiséptico durante y después del trabajo dental. Seis gotas en el cepillo de dientes después de las comidas y una cucharada como enjuague, gárgaras, e ingestión. Resulta particularmente eficaz contra el Clostridium, una bacteria que produce en abundancia DNA similar al nuestro y que contribuye al crecimiento de tumores. El Clostridium suele residir en las endodoncias.